Gerencia y Negocios   Acerca de | Mapa del site | Recomiéndenos | Hacer página de inicio |
PARTICIPE
 
Reciba nuestro boletín
Sus artículos en deGerencia
Su Web en deGerencia
Su firma en deGerencia
Síganos en Twitter
Nuestro contenido en RSS
Descargue nuestra barra
Contáctenos


EN deGerencia.com
Mapa del site
Temas de Gerencia
Negocios por país
Artículos
   recientes | populares
Actualidad
   noticias | populares
MBA
Formación Gerencial
Videos
Firmas
Colaboradores
   recientes | populares
Enlaces
   recientes | populares
Libros
   recientes | populares
Bolsa de Empleos
Glosario
Boletines
Encuestas
Eventos
Aliados
Contáctenos
Encuesta
¿Cual de las siguientes redes sociales utiliza con más frecuencia?
Facebook
Twitter
Linkedin
Xing
MySpace
Otra
Ninguna

Mas encuestas...

Votos: 43923

ALIADOS

ForeignMBA.com

EmpleoFuturo.com

deRevistas.com

Resumido.com
Más aliados >


DE INTERES






 

Cuidado con lo que deseamos. Casos de estudio de Gerencia del Cambio

AUTOR(A): Loyramar Lourdes Rojas Ayala TEMA: Gerencia del Cambio PUBLICADO: 01/06/2011
OPCIONES
Comentar artículo
Leer comentarios
Contactar a Loyramar Lourdes Rojas Ayala>
MAS INFORMACION
Artículos relacionados
Más sobre: Gerencia del Cambio
Perfil de: Loyramar Lourdes Rojas Ayala
Otros artículos del autor
A lo largo de nuestra trayectoria laboral experimentamos cambios: cambios que a veces no esperamos o cambios que deseamos. Hagamos un paréntesis académico (Idalverto Chiavenato, Gestión del Talento Humano. 3ra. Edición) y recordemos que el proceso de cambio está compuesto por tres etapas fundamentales: 1.- La descongelación, es la fase inicial del cambio en la cual se identifican las viejas ideas y prácticas, entendiéndose la necesidad de cambiar. 2.- Cambio, es la fase en la que se aprenden y ejercitan las nuevas ideas y prácticas. 3.- La recongelación, es la fase donde definitivamente se incorpora una nueva pauta de comportamiento.

En una reconocida empresa existía un equipo de trabajo conformado por trece profesionales de excelente nivel técnico, el conjunto de sus funciones debían alcanzar metas de ejecución en diferentes proyectos. Cada uno de estos profesionales añoraba un cambio, aleatoriamente puedo mencionar algunos: 1.- Ser parte de la nómina fija de la empresa, 2.- normalizar los procesos, 3.- documentar casos especiales, 4.- ampliar las funciones para mostrar su potencial profesional, 5.- asumir nuevos retos y responsabilidades. Lo desearon tanto que se inició un proceso de cambio, ya que debido a las inconformidades del equipo las metas de los proyectos no se estaban alcanzando, sin embargo el cambio no llega por accidente es el resultado de malas prácticas, de renovación, de reconocimientos, de crecimiento organizacional, entre otras muchas razones que se pueden citar.

En el proceso de cambio, somos observados, evaluados, valorados, ponderados y reconocidos por nuestras habilidades, destrezas, talentos e incluso nuestras debilidades.

En la prestigiosa empresa de nuestro caso de estudio, una vez iniciado el proceso del cambio diseñaron procesos de ejecución internos con otras unidades y procesos externos con las empresas contratistas que ejecutaban trabajo de campo, se optimizaron tiempos, se optimizaron facturaciones vencidas, se redimensionaron trabajos, se pautaron nuevos objetivos y se estudió al personal, con el fin de asignarles funciones con las cuales explotaran sus fortalezas profesionales. En el camino se descubrió que dos de estos profesionales que llevaban seguimiento y control tenían acumulado en su bandeja de correo aproximadamente 1200 correos, por lo cual los casos que llegaban a sus manos nunca se resolvían, cuatro personas del equipo estaban dedicadas exclusivamente a un pequeño proyecto que podía ser llevado por dos personas, dos personas que lideraban ejecuciones requerían ayuda importante en el control administrativo, otras cuatro personas atendían el seguimiento y control de las ejecuciones sin esforzarse, debido a que pensaban que las cargas laborales entre ellos estaban mal distribuidas, la treceava persona levantaba procesos y documentaba.

Luego de una reingeniería de procesos y de un análisis de habilidades laborales, se distribuyeron funciones y responsabilidades según las expectativas del equipo, se asignaron casos de difícil resolución a los dos expertos técnicos con mayor experiencia y conocimiento, se distribuyó la carga laboral, se incorporaron al equipo las personas dedicadas al proyecto pequeño, se realizó una auditoría de facturas y se actualizaron los pagos garantizando la continuidad del apoyo administrativo, se realizaron talleres de cómo utilizar los sistemas de la empresa para cargar incidencias, para monitorear fallas, para actualizaciones administrativas, se crearon discos compartidos para acceder a información de interés común.

Se cumplieron todos los deseos, pero en el proceso de cambio no debemos olvidar que somos observados. Los resultados del proceso del cambio en la organización fueron satisfactorios, los proyectos arrojaban números positivos en las ejecuciones, había avance y reconocimiento por el esfuerzo del equipo de trabajo. Sin embargo, ahora que se cumplieron los deseos, las inconformidades eran otras: no quiero cargar esa información en los sistemas, ahora tengo más responsabilidades y quiero un aumento, no quiero aprender lo que mi compañero hace y mucho menos hacer su trabajo si se va de vacaciones.

No olvidemos que somos observados, el proceso del cambio fue un éxito sin embargo arrojó que el trabajo que realizaban trece personas podía ser desempeñado por seis profesionales consolidados en un equipo efectivo de trabajo. Al iniciar los problemas nuevamente con el equipo de trabajo la empresa leyó las recomendaciones del estudio y se tomaron medidas, esto fue a consecuencia del rechazo conductual del personal.

Entonces, ¿realmente queremos los cambios? , ¿Estamos dispuestos a participar en el cambio?, ¿queremos asumir nuevas responsabilidades?, la respuesta correcta es sí pero nuestros deseos deben ser cónsonos con nuestras acciones. Tenemos que estar dispuestos a aprender nuevos procesos, a participar, a dar ideas y soluciones, a colaborar, a ser parte de un equipo que tiene metas y objetivos comunes, sumemos esfuerzos y hagamos que en esta línea se plasme un historia distinta, hasta eso lo podemos cambiar. La mayoría de las veces los cambios son malos porque nosotros no hacemos nada para ver el abanico de oportunidades que nos presentan.

Si pedimos un cambio, tenemos que estar dispuestos a cambiar.

Información Legal

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1) se publique tal como está, sin alteraciones
  2) se haga referencia al autor (Loyramar Lourdes Rojas Ayala)
  3) se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4) se provea un enlace al artículo original (http://www.degerencia.com/articulo/
cuidado-con-lo-que-deseamos-casos-de-estudio-de-gerencia-del-cambio
)
  5) se provea un enlace a los datos del autor (http://www.degerencia.com/loyramar)
Artículos Relacionados
Cómo trabajar con la resistencia al cambio
¿Hacia una cultura del cambio o hacia un cambio de cultura?
El líder del cambio, según Drucker
¿Por qué fracasan los esfuerzos de cambio?. Estrategias para enfrentarlos.
Reinventar el presente para existir en el futuro, el nuevo reto de la sostenibilidad
El cambio como proceso en la persona
El cambio como condición y no como situación en la organización
Los cambios de paradigmas, el stop a la frustración
El riesgo regulatorio y el proceso de cambio
Qué vi, qué hice y qué no hice
Por qué la gente se resiste a cambiar
Cuando ese cambio no es el cambio
El Cambio con la Gente y no el Cambio de la Gente
Crisis y cambio, escenario de reto gerencial
Gestionando la resistencia al cambio
Retrospectiva: Cuando ir hacia adelante significa volver a atrás
Rebote Corporativo (Resiliencia)
Cómo gerenciar el Cambio Organizacional
MLDM: La Aptitud Estrella, la Actitud Maestra
Se puede construir un mundo mejor desde lo cotidiano
Otros artículos del Autor
La proactividad
Dos puntos de vista
Las Mejores Prácticas
Comentarios sobre el artículo
>>> El artículo no tiene comentarios <<<
Enviar el artículo a un@ amig@
Utilice este formulario para enviar un artículo a hasta tres personas. La(s) persona(s) que usted indiquen recibirán un correo electrónico invitándolos a leerlo. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Su e-mail: *
Persona 1: Nombre *
E-mail *
Persona 2: Nombre
E-mail
Persona 3: Nombre
E-mail
Su mensaje: *
Comente este artículo
Utilice este formulario para agregar su comentario sobre este artículo, el tema que trata o el autor. Todos los comentarios son revisados, para evitar aquellos inapropiados. De ser aprobado, su mensaje aparecerá abajo en un máximo de 48 horas. Por favor introduzca su comentario una sola vez. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Nos visita de: *
Su e-mail: *
Sus datos: *
Su comentario: *
   
  
Negocios con China - Como invertir - Negocios en USA - Franquicias - Finanzas Personales - Gerencia del Cambio - Educacion Gerencial - Empowerment - Gerencia del Conocimiento - PYME - Empresas familiares - Outsourcing - Manejo del estrés - Carrera y Empleo - Efectividad


Contáctenos AQUI
Copyright 2001-2016 por Blade Media LLC