Gerencia y Negocios   Acerca de | Mapa del site | Recomiéndenos | Hacer página de inicio |
PARTICIPE
 
Reciba nuestro boletín
Sus artículos en deGerencia
Su Web en deGerencia
Su firma en deGerencia
Síganos en Twitter
Nuestro contenido en RSS
Descargue nuestra barra
Contáctenos


EN deGerencia.com
Mapa del site
Temas de Gerencia
Negocios por país
Artículos
   recientes | populares
Actualidad
   noticias | populares
MBA
Formación Gerencial
Videos
Firmas
Colaboradores
   recientes | populares
Enlaces
   recientes | populares
Libros
   recientes | populares
Bolsa de Empleos
Glosario
Boletines
Encuestas
Eventos
Aliados
Contáctenos
Encuesta
¿Cual de las siguientes redes sociales utiliza con más frecuencia?
Facebook
Twitter
Linkedin
Xing
MySpace
Otra
Ninguna

Mas encuestas...

Votos: 46582

ALIADOS

ForeignMBA.com

EmpleoFuturo.com

deRevistas.com

Resumido.com
Más aliados >


DE INTERES






 

El Cambio con la Gente y no el Cambio de la Gente

AUTOR(A): Hernan Bernal TEMA: Gerencia del Cambio PUBLICADO: 14/01/2010
OPCIONES
Comentar artículo
Leer comentarios
Contactar a Hernan Bernal>
MAS INFORMACION
Artículos relacionados
Más sobre: Gerencia del Cambio
Perfil de: Hernan Bernal
Otros artículos del autor
Desde hace algunos años se ha tornado lugar común referirse al recurso laboral de las empresas como el Talento Humano. Es una de las innovaciones de la administración con mayor trascendencia y de mejor recibo en los últimos lustros, ya que no solo es una diferenciación semántica, sino que es una nueva percepción que le hace más justicia a éste importante recurso empresarial.

En el ocaso del siglo pasado, los mercados laborales de los países desarrollados era mercados sobredemandados por talentos, razón por la cual los recursos excelentes eran muy valiosos y escasos, y se consideraba que una compañía generaba ventajas competitivas cuando creaba atractivos hacia la empresa en la búsqueda de sus ejecutivos, hacía una selección correcta de los mismos, y desarrollaba fidelización de los incorporados a ella. “Había que buscar, contratar y retener a los buenos”. En los últimos años, esa sobredemanda se ha ido revertiendo.

Y en nuestras economías en desarrollo, la situación del mercado laboral, caracterizado por una sobreoferta de talentos, generó no solo una menor atención hacia ese interesante y redituable postulado, sino que igualmente, la aparición de nuevas crisis económicas, engendró una práctica redituable al corto plazo, pero catastrófica al mediano y largo plazo: los ajustes organizacionales focalizaban la reducción de costos y gastos, que en materia de recursos humanos se traducía en salir de los “costosos” y vincular a los “baratos”. Error craso, ya que en el fondo, se obtenían mínimos beneficios en el corto plazo, pero se perdía la experiencia y el talento de quienes habían desarrollado las empresas por años. Y esto, en el mediano plazo, tiene un importante costo, no recuperable, que no es otro que el nuevo desarrollo de curvas de experiencia, necesarias para hacer más competitivas a las compañías. Igualmente, muchos procesos de cambio, de reingeniería, de redimensionamiento, que no focalizaron adecuadamente el talento humano, o que simplemente miraron el resultado económico y financiero cortoplacista, terminaron en procesos indiscriminados de reducción de personal.

Ahora bien, ¿cuánta de la atención de los ejecutivos está dirigida a la administración del talento? En las empresas actuales la principal, y a veces única, preocupación, es la creación de valor, que tenga representatividad en los resultados financieros: Flujo de Caja, Ganancias y Pérdidas, y mejor valor de la acción en el mercado. La dinámica gerencial y la exigencia accionaria, dentro de economías tan vulnerables como las actuales, demandan éste tipo de resultados hacia sus ejecutivos. Pero se ha ido diluyendo la perspectiva del mediano y largo plazo -la del crecimiento y el sostenimiento-, términos dentro de los cuales, la generación de valor depende en buena parte del talento humano y de su capacidad y experiencia, hacia el manejo de diferentes tipos de entornos, y especialmente de situaciones de crisis.

Algunos ejecutivos de los primeros niveles aducirán también, que las personas son tan variables, impredecibles, permanentemente inconformes, que muchos de ellos prefieren lidiar con problemas de dinero, de máquinas, de mercadeo, etc., que con los problemas de administración de personal, de administración del talento humano. O aquello de “por ahora hay otras prioridades”. Argumentaciones válidas, pero preocupantes desde la perspectiva planteada.

La experiencia ha demostrado que nunca se puede implementar una nueva estrategia, ni efectuar un verdadero cambio, hasta tanto no se logre que la gente, ese difícil componente, cambie. Solo cuando se logra que la gente quiera, y que el talento humano se comprometa a cambiar, se puede desarrollar una nueva estrategia, y lograr una nueva meta. Y como las estrategias, planes, programas y metas están dirigidos a la satisfacción del cliente (externo y/o interno), incrementando la creación de valor a largo plazo, el ejecutivo exitoso no cortoplacista, debe tener en cuenta:

a) Identificar y unificar (alinear) los intereses y objetivos de los clientes, con los de los accionistas, directivos, ejecutivos y demás elementos del talento humano empresarial.

b) Mejorar, clara y sensiblemente, en los esquemas de comunicación empresarial.

c) Todos deben saber dónde estamos, hacia dónde vamos, qué se está haciendo para llegar a la(s) meta(s) propuesta(s) y a esa ambicionada visión, cómo puede comprometerse y contribuir cada cual en los logros esperados, y

d) Qué beneficio recibirá cada uno en la obtención del logro (conjunto y/o individual) propuesto.


Amigo empresario: Lo invito a reflexionar sobre el enfoque estratégico propuesto, como punto de partida de una sana, adecuada, dinámica, y redituable administración del talento humano. Y recuerde estos cuatro conceptos básicos:

  • Alineamiento de gentes y estrategias.
  • Compromiso individual y grupal.
  • Medición de logros.
  • Reconocimiento de resultados creadores de valor.


El cambio no es de la gente sino con la gente.

Información Legal

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1) se publique tal como está, sin alteraciones
  2) se haga referencia al autor (Hernan Bernal)
  3) se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4) se provea un enlace al artículo original (http://www.degerencia.com/articulo/el-cambio-con-la-gente-y-no-el-cambio-de-la-gente)
  5) se provea un enlace a los datos del autor (http://www.degerencia.com/ahernanbernal)
Artículos Relacionados
Cómo trabajar con la resistencia al cambio
¿Hacia una cultura del cambio o hacia un cambio de cultura?
El líder del cambio, según Drucker
¿Por qué fracasan los esfuerzos de cambio?. Estrategias para enfrentarlos.
Reinventar el presente para existir en el futuro, el nuevo reto de la sostenibilidad
El cambio como proceso en la persona
El cambio como condición y no como situación en la organización
Los cambios de paradigmas, el stop a la frustración
El riesgo regulatorio y el proceso de cambio
Qué vi, qué hice y qué no hice
Por qué la gente se resiste a cambiar
Cuando ese cambio no es el cambio
Cuidado con lo que deseamos. Casos de estudio de Gerencia del Cambio
Crisis y cambio, escenario de reto gerencial
Gestionando la resistencia al cambio
Retrospectiva: Cuando ir hacia adelante significa volver a atrás
Rebote Corporativo (Resiliencia)
Cómo gerenciar el Cambio Organizacional
MLDM: La Aptitud Estrella, la Actitud Maestra
Se puede construir un mundo mejor desde lo cotidiano
Otros artículos del Autor
El Cambio con la Gente y no el Cambio de la Gente
Las cinco Cs del cambio
Comentarios sobre el artículo
Hernan Rafael Martinez Humanez Colombia30 de enero de 2010
Es indispensable en los tiempos actuales mantener en el tiempo el activo mas importante de las organizaciones, el talento humano este es sin duda el motor que genera fuerza interior, exterior y dinamica a los procesos organizacionales.
Cualquier inversion que se haga en funcion de su desarrollo se refleja directamente en el crecimiento de las organizaciones.

Que buen articulo
Enviar el artículo a un@ amig@
Utilice este formulario para enviar un artículo a hasta tres personas. La(s) persona(s) que usted indiquen recibirán un correo electrónico invitándolos a leerlo. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Su e-mail: *
Persona 1: Nombre *
E-mail *
Persona 2: Nombre
E-mail
Persona 3: Nombre
E-mail
Su mensaje: *
Comente este artículo
Utilice este formulario para agregar su comentario sobre este artículo, el tema que trata o el autor. Todos los comentarios son revisados, para evitar aquellos inapropiados. De ser aprobado, su mensaje aparecerá abajo en un máximo de 48 horas. Por favor introduzca su comentario una sola vez. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Nos visita de: *
Su e-mail: *
Sus datos: *
Su comentario: *
   
  
Negocios con China - Como invertir - Negocios en USA - Franquicias - Finanzas Personales - Gerencia del Cambio - Educacion Gerencial - Empowerment - Gerencia del Conocimiento - PYME - Empresas familiares - Outsourcing - Manejo del estrés - Carrera y Empleo - Efectividad


Contáctenos AQUI
Copyright 2001-2017 por Blade Media LLC