Gerencia y Negocios   Acerca de | Mapa del site | Recomiéndenos | Hacer página de inicio |
PARTICIPE
 
Reciba nuestro boletín
Sus artículos en deGerencia
Su Web en deGerencia
Su firma en deGerencia
Síganos en Twitter
Nuestro contenido en RSS
Descargue nuestra barra
Contáctenos


EN deGerencia.com
Mapa del site
Temas de Gerencia
Negocios por país
Artículos
   recientes | populares
Actualidad
   noticias | populares
MBA
Formación Gerencial
Videos
Firmas
Colaboradores
   recientes | populares
Enlaces
   recientes | populares
Libros
   recientes | populares
Bolsa de Empleos
Glosario
Boletines
Encuestas
Eventos
Aliados
Contáctenos
Encuesta
¿Cual de las siguientes redes sociales utiliza con más frecuencia?
Facebook
Twitter
Linkedin
Xing
MySpace
Otra
Ninguna

Mas encuestas...

Votos: 45996

ALIADOS

ForeignMBA.com

EmpleoFuturo.com

deRevistas.com

Resumido.com
Más aliados >


DE INTERES






 

El Plan B y el Plan C

AUTOR(A): Juan Manuel González Cerda TEMA: Emprendedores y Pequeñas Empresas PUBLICADO: 29/11/2011
OPCIONES
Comentar artículo
Leer comentarios
Contactar a Juan Manuel González Cerda>
MAS INFORMACION
Artículos relacionados
Más sobre: Emprendedores y Pequeñas Empresas
Perfil de: Juan Manuel González Cerda
Otros artículos del autor
Diana García, abogada trabajando en una oficina de abogados con un atractivo sueldo, disfrutaba su vida en la ciudad de México sin pensar que un día la despedirían. Reconociendo que el despido le dolió mucho y después de llorar por su situación, pensó que esta era la oportunidad de perseguir su sueño.

Cuatro meses después, inició su Plan B, estableció un negocio propio de comida rápida esperando que trabajando apasionadamente, tendría una vida más saludable, con tiempo para ella misma y con seguridad económica. En lugar de eso, después de algunos meses se vio a si misma trabajando todo el día sin descanso, los siete días de la semana. Se levanta a las 5:30 de la mañana (antes que cualquier abogada que ejerce su carrera) y hace todo tipo de trabajos físicos. Los domingos los dedica a trabajos administrativos y a estar al día con la contabilidad de su negocio establecido formalmente.

Diana dice que su Plan B es más duro que su trabajo anterior como abogada y que en su afán por ser emprendedora, solo pensó en trabajar para sí misma siendo su propio jefe, ser libre para disponer de su tiempo y obtener satisfacción personal y profesional. Nunca pensó en los riesgos: la curva de aprendizaje tan pronunciada, el esfuerzo físico requerido trabajando más de 12 horas al día y el estrés que ello ocasiona.

La decisión de convertirse en emprendedor no debe tomarse a la ligera. Algunas veces los medios de comunicación nos presenta historias de héroes emprendedores que se cambiaron con éxito de empleados a empresarios pero la realidad es que, aunque se presenten tiempos de crecimiento y bonanza en el negocio propio, el riesgo de fracaso siempre está latente y la demanda de tiempo permanece o incluso aumenta para el o los propietarios.

En otro caso, buscando entre otras cosas, tener tiempo para ella misma, Laura emprendió una nueva vida como organizadora de bodas, después de estar trabajando en una empresa ganando $600 mil por año trabajando 12 horas diarias. Ella describe su experiencia de organizadora como “creativa, divertida, llena de detalles y programas”. Sin embargo, un poco después de haber iniciado su negocio, se dio cuenta que su ilusión de trabajar de 9 de la mañana a 7 de la tarde se desvanecía. Con frecuencia se queda trabajando en su computadora hasta pasada la medianoche, haciendo presupuestos detallados, modificando su página web, y cuando tiene una boda en puerta, trabaja hasta 17 horas el día delevento.

Cuando tuvo su primer cliente, un ex-compañero de la escuela, le cobró $25 mil pesos por un trabajo que le costó organizar durante cinco meses, más que el interés por la paga, ella se quería probar a si misma. Cuando calcula su pago por hora de trabajo, a veces solo obtiene $20 pesos por hora en lugar del equivalente en su trabajo anterior de $192 pesos. En los negocios propios la aritmética muchas veces no justifica el tiempo empleado. Cuando uno es su propio jefe, la jornada diaria de trabajo realmente nunca termina.

Hace tres años, José Claudio, después de haber sido despedido de su empleo como gerente de recursos humanos, aplicó también su Plan B, decidió cambiar de residencia y se fue a vivir a una ciudad que ha tenido mucho desarrollo industrial; su sueño era crear una empresa de servicio de comedores industriales. Hoy, más que dedicarse a diseños de menús y de comidas balanceadas, emplea más del 60% de su tiempo en trabajos administrativos, No solamente es su propio jefe, también es su propio contador, vendedor, mercadólogo, encargado de almacén y repartidor. José Claudio dice: “Hay días en que no hago nada relacionado con alimentos, solo hago muchas otras actividades”.

Aun cuando los negocios propios se estabilicen, los sacrificios personales están a la orden del día. Ser emprendedor en lugar de empleado de una empresa, obliga a sacrificar las prestaciones comunes de atención médica, aguinaldo, vacaciones pagadas y prima vacacional, entre otros. Un joven empresario comenta que mientras su negocio se estabilizó, a veces solo comía avena preparada y un flan como postre.

Ocasionalmente, cuando se va en pos del Plan B, puede existir la necesidad de un segundo empleo temporal y si ello es posible, se toma como opción. Laura, la organizadora de bodas, en los primeros meses del inicio de su negocio propio, trabajo por horas en una escuela como coordinadora de orientación vocacional recibiendo una paga equivalente de $120 pesos por hora. “Era una carga muy pesada, pero tenía que pagar algunos gastos cada mes”, dice Laura.

Otras veces, el negocio que se inició con tanto entusiasmo y tantas expectativas, solo da para sobrevivir en la informalidad, cuando ello sucede así, es tiempo de replantearnos el negocio, de buscar otras alternativas. La buena noticia es que un esfuerzo emprendedor que no funcionó como esperábamos, nos prepara para otra oportunidad y cuando esta oportunidad se busca con ahínco, por lo general encontramos nuestro Plan C que justificará todos los riesgos e incertidumbre que enfrentamos en nuestro Plan B.


Información Legal

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1) se publique tal como está, sin alteraciones
  2) se haga referencia al autor (Juan Manuel González Cerda)
  3) se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4) se provea un enlace al artículo original (http://www.degerencia.com/articulo/el-plan-b-y-el-plan-c)
  5) se provea un enlace a los datos del autor (http://www.degerencia.com/jmgc)
Artículos Relacionados
Emprendimiento: innovación e información
Emprendimiento, deporte y amnesia
Amor y emprendimiento
Cómo emprender, ¿On-line, o mejor Off-line?
Sobre el emprendimiento en América Latina: mitos y realidades
Aprender a emprender
6 pasos para averiguar en qué emprender
Cómo eliminar el miedo a la competencia
¡El emprendimiento es más que condiciones personales!
¿Qué te falta para poder empezar?
Desarrollo personal y desarrollo profesional en la era del Internet
El emprendimiento, otra opción
Emprendedator
6 cosas que debes saber antes de empezar tu propio negocio
Condiciones básicas para desarrollar un proyecto empresarial
De profesional a emprendedor y empresario
Quiero montar un negocio
La actitud emprendedora
Solo apto para emprendedores: ocupemos los huecos del mercado
Cómo generar más ingresos
Otros artículos del Autor
Saltamontes Milenarios
Para que no te sustituya un robot
La gente buena
Hacer de la vida algo extraordinario
Empresa a punto de ser comprada
Empleados comprometidos con su trabajo
Cinco generaciones trabajando juntas
El lado oscuro del retiro
Suspirar por un milagro
La fuerza de ventas competitiva
Es la fuerza de ventas, amigo...
La felicidad de todos
Burned out
Está por verse
La nueva fuerza de trabajo
Por qué la gente se resiste a cambiar
Mal jefe: Lo que estamos dejando de hacer
El mejor momento para empezar a usarlas
¡Felices sueños!
Asesinos de buenas ideas
Comentarios sobre el artículo
Loyramar L Rojas Ayala Venezuela25 de diciembre de 2011
Sólo las personas que han pasado por ésta experiencia pueden avalar el artículo, pudo haber sido un ingeniero, con una empresa de ingeniería y la inversión del tiempo en actividades administrativas es la misma.
ELIAS DELGADILLO GARCIA Mexico30 de noviembre de 2011
DONDE QUEDO EL ESTUDIO Y LA EXPERIENCIA, DICE UN DICHO ZAPATERO A TUS ZAPATOS
Enviar el artículo a un@ amig@
Utilice este formulario para enviar un artículo a hasta tres personas. La(s) persona(s) que usted indiquen recibirán un correo electrónico invitándolos a leerlo. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Su e-mail: *
Persona 1: Nombre *
E-mail *
Persona 2: Nombre
E-mail
Persona 3: Nombre
E-mail
Su mensaje: *
Comente este artículo
Utilice este formulario para agregar su comentario sobre este artículo, el tema que trata o el autor. Todos los comentarios son revisados, para evitar aquellos inapropiados. De ser aprobado, su mensaje aparecerá abajo en un máximo de 48 horas. Por favor introduzca su comentario una sola vez. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Nos visita de: *
Su e-mail: *
Sus datos: *
Su comentario: *
   
  
Negocios con China - Como invertir - Negocios en USA - Franquicias - Finanzas Personales - Gerencia del Cambio - Educacion Gerencial - Empowerment - Gerencia del Conocimiento - PYME - Empresas familiares - Outsourcing - Manejo del estrés - Carrera y Empleo - Efectividad


Contáctenos AQUI
Copyright 2001-2016 por Blade Media LLC