Gerencia y Negocios   Acerca de | Mapa del site | Recomiéndenos | Hacer página de inicio |
PARTICIPE
 
Reciba nuestro boletín
Sus artículos en deGerencia
Su Web en deGerencia
Su firma en deGerencia
Síganos en Twitter
Nuestro contenido en RSS
Descargue nuestra barra
Contáctenos


EN deGerencia.com
Mapa del site
Temas de Gerencia
Negocios por país
Artículos
   recientes | populares
Actualidad
   noticias | populares
MBA
Formación Gerencial
Videos
Firmas
Colaboradores
   recientes | populares
Enlaces
   recientes | populares
Libros
   recientes | populares
Bolsa de Empleos
Glosario
Boletines
Encuestas
Eventos
Aliados
Contáctenos
Encuesta
¿Cual de las siguientes redes sociales utiliza con más frecuencia?
Facebook
Twitter
Linkedin
Xing
MySpace
Otra
Ninguna

Mas encuestas...

Votos: 46371

ALIADOS

ForeignMBA.com

EmpleoFuturo.com

deRevistas.com

Resumido.com
Más aliados >


DE INTERES






 

¿Jefe?: Ni ser ni parecer

AUTOR(A): Félix Socorro TEMA: Habilidades gerenciales PUBLICADO: 16/09/2008
OPCIONES
Comentar artículo
Leer comentarios
Contactar a Félix Socorro>
MAS INFORMACION
Artículos relacionados
Más sobre: Habilidades gerenciales
Perfil de: Félix Socorro
Otros artículos del autor
Una de las herencias del pensamiento administrativo antiguo y, aunque verdaderamente obsoleta, aún es generalmente aceptada y prácticamente está grabada en los genes de cada ser humano; es la ferviente creencia no sólo de querer ser “jefe” sino de distinguir la diferencia entre quien realmente lo es y quien simplemente lo parece o lo desea ser.

La idea de la jefatura se asocia erradamente a la acción de liderar, incluso en algunos ambientes académicos y organizacionales se le coloca como un eslabón que precede a la actividad gerencial y se sostiene que se logra una vez que se ha aprendido a supervisar eficazmente.

En ese esquema tradicional del pensamiento administrativo ser jefe tiene características particulares que lo definen de manera inequívoca, si las mismas no están presentes, la pérdida de la imagen como jefe es inmediata y con ella el respeto y el compromiso que se asocian a la posición. Son tantas las referencias que se pueden encontrar en libros, revistas, artículos y páginas webs que resultaría redundante nombrarlas aquí. Sin embargo valdría la pena señalar que se presume que la actitud y el profesionalismo deben estar íntimamente asociados para que un jefe realmente lo sea.

Para otros ser jefe es sinónimo de ventajas y beneficios: Puestos de estacionamientos, bonos, mayor salario, oficinas de mayor espacio y otros tantos artilugios también heredados para producir un efecto psicológico que le haga entender a quien ostenta ese nivel de responsabilidad que ha dejado de ser parte del montón y por lo tanto merece un nuevo estatus en la compañía, y, para quienes no lo son, es un mensaje silente que establece la frontera entre un cargo básico y otro de mayor nivel.

Simplemente absurdo y anacrónico.

En primer lugar tales expresiones administrativas, esas que pretenden motivar a sus empleados a luchar por lograr los beneficios de un cargo de jefatura a través de tales diferenciaciones, lo que realmente logran generar, en la mayoría de los casos, son sentimientos de frustración, desinterés e indiferencia o, en el peor de los casos, un resentimiento tal que impulsa, a quienes se atreven, a realizar cualquier cosa posible, buena o no, por obtener tales ventajas sin importar el costo que ello signifique.

Las personas quieren ser jefes porque ello se traduce en mayores ingresos, poder de decisión y reconocimiento social. Por ejemplo, no es lo mismo ser un analista de Finanzas que ser el Jefe de Finanzas, aunque en la práctica la diferencia salarial no sea tan evidente.

Las personas quieren ser jefes porque las empresas aún se estructuran piramidalmente (digan lo que digan) y saben que sólo así están más cerca del poder y lo que ello significa.

Pero resulta que ese pensamiento, por demás obsoleto, es justamente lo que ha impedido que las empresas se encuentren estancadas en un círculo constante de motivación y desmotivación, satisfacción e insatisfacción que reduce los esfuerzos por generar un equilibrio en un verdadero gasto y no en una inversión.

La tendencia es clara: No se necesita que usted sea o parezca ser jefe, gerente o director… simplemente no se requiere tal cosa. Lo que realmente importa es el valor que le imprima a la empresa desde su nivel de conocimiento que posee en beneficio tanto de ella como de usted mismo.

Solo las personas sin sueños y sin expectativas requieren a alguien que las dirija, de resto, saben que solo a través de la sinergia pueden lograr lo que se han propuesto agregando valor a su vidas y al colectivo.

Los responsables de las empresas del siglo XXI no deberían preocuparse por generar en sus colaboradores la diferencia que existe entre ser un verdadero jefe o parecer uno, de hecho no deberían siquiera reforzar la idea de la jefatura y solo usarla como ejemplo de una practica antigua que sirvió en los tiempos en que la gente no era más que un recurso para la empresa y no la empresa misma como se entiende ahora.

Por lo tanto, despreocúpese, usted no tiene que ser ni parecer jefe, eso no es lo importante; en lo que debe enfocarse es en el desarrollo de las competencias, tanto propias como de sus colaboradores, que le permitirán conectarse con la gente que posee expectativas similares a la suya y, al hacerlo, procurar el ejercicio de un liderazgo circunstancial, donde el éxito colectivo y personal será una consecuencia inevitable.

Información Legal

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1) se publique tal como está, sin alteraciones
  2) se haga referencia al autor (Félix Socorro)
  3) se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4) se provea un enlace al artículo original (http://www.degerencia.com/articulo/jefe_ni_ser_ni_parecer)
  5) se provea un enlace a los datos del autor (http://www.degerencia.com/fsocorro)
Artículos Relacionados
Activemos la empatía, que resulta cardinal
Profesionalidad y dirección por objetivos
La orientación al logro, otro desafío para el éxito gerencial
Top 10 características de un mal gerente
Cuidado con la atención
3 Tips que te ayudarán en tu asertividad
Componentes de la actitud
La proactividad
Una aproximación a las competencias gerenciales elementales
Empoderamiento (empowerment) – parte II
Cómo saber identificar una buena oportunidad
Empoderamiento (empowerment) – parte I
¿Conoces el tipo de poder que ejerces?
Mal jefe: Lo que estamos dejando de hacer
No es lo mismo… El valor del entusiasmo
¿Somos Buenos Gerentes?
Latinoamericano resilientes o morir en el subdesarrollo
Calidad directiva tras la prosperidad
Simplicidad inteligente
Formación actitudinal para los controladores españoles
Otros artículos del Autor
Cómo perder buenos candidatos en 10 simples pasos
Decálogo sugerido para el uso apropiado de LinkedIn
La Planificación estratégica y las PYMES
¿Por qué contratar a un mentor en las pymes?
Ghost Marketing: Una breve aproximación al concepto
¿Fortunam mea o mea culpa en el 2011?
El marketing según papá noel
Las redes sociales y las organizaciones: “Me conecto, luego existo”
Ocuparse o Preocuparse: ¿He ahí el dilema?
Planes para retener al talento humano: ¿Tan mal está su empresa?
Tips de la Gestión del Talento Humano para los Jefes Workaholics
La seguridad industrial y la función cognitiva
Cuando escuchamos decir “no lo veo” y “no me gusta” - Selección y Subjetividad – Cuarta parte
Empleados sin sueños, empresas sin almas
Sentido de pertenencia: ¿Un valor contradictorio?
Ética, Ética empresarial y Responsabilidad social: Un punto de vista
Autismo Organizacional: Un diagnostico no deseado
El proceso de selección y el gato de Schrödinger
Retrospectiva: Cuando ir hacia adelante significa volver a atrás
¿Los árboles no dejan ver el bosque? ¡Absurdo!
Comentarios sobre el artículo
Juan José González Mexico01 de febrero de 2014
Definitivamente ser jefe o parecer jefe es cosa del pasado, hoy en día debemos enfocarnos a un liderazgo inspiracional que apoye al desarrollo de los colaboradores. Excelente articulo!
Enviar el artículo a un@ amig@
Utilice este formulario para enviar un artículo a hasta tres personas. La(s) persona(s) que usted indiquen recibirán un correo electrónico invitándolos a leerlo. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Su e-mail: *
Persona 1: Nombre *
E-mail *
Persona 2: Nombre
E-mail
Persona 3: Nombre
E-mail
Su mensaje: *
Comente este artículo
Utilice este formulario para agregar su comentario sobre este artículo, el tema que trata o el autor. Todos los comentarios son revisados, para evitar aquellos inapropiados. De ser aprobado, su mensaje aparecerá abajo en un máximo de 48 horas. Por favor introduzca su comentario una sola vez. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Nos visita de: *
Su e-mail: *
Sus datos: *
Su comentario: *
   
  
Negocios con China - Como invertir - Negocios en USA - Franquicias - Finanzas Personales - Gerencia del Cambio - Educacion Gerencial - Empowerment - Gerencia del Conocimiento - PYME - Empresas familiares - Outsourcing - Manejo del estrés - Carrera y Empleo - Efectividad


Contáctenos AQUI
Copyright 2001-2017 por Blade Media LLC