Gerencia y Negocios   Acerca de | Mapa del site | Recomiéndenos | Hacer página de inicio |
PARTICIPE
 
Reciba nuestro boletín
Sus artículos en deGerencia
Su Web en deGerencia
Su firma en deGerencia
Síganos en Twitter
Nuestro contenido en RSS
Descargue nuestra barra
Contáctenos


EN deGerencia.com
Mapa del site
Temas de Gerencia
Negocios por país
Artículos
   recientes | populares
Actualidad
   noticias | populares
MBA
Formación Gerencial
Videos
Firmas
Colaboradores
   recientes | populares
Enlaces
   recientes | populares
Libros
   recientes | populares
Bolsa de Empleos
Glosario
Boletines
Encuestas
Eventos
Aliados
Contáctenos
Encuesta
¿Cual de las siguientes redes sociales utiliza con más frecuencia?
Facebook
Twitter
Linkedin
Xing
MySpace
Otra
Ninguna

Mas encuestas...

Votos: 44436

ALIADOS

EmpleoFuturo.com

Resumido.com

ForeignMBA.com

deRevistas.com
Más aliados >


DE INTERES






 

La Gerencia de Gestión Humana y el síndrome del desgaste profesional (Burnout)

AUTOR(A): Salvatore Tarantino TEMA: Recursos Humanos PUBLICADO: 13/04/2015
OPCIONES
Comentar artículo
Leer comentarios
Contactar a Salvatore Tarantino>
MAS INFORMACION
Artículos relacionados
Más sobre: Recursos Humanos
Perfil de: Salvatore Tarantino
Otros artículos del autor
Mí respetado leyente, antes de iniciar con este artículo, considero necesario colocar el acento y someter a su reflexión la siguiente premisa, más bien el siguiente axioma (en el uso común, un axioma suele entenderse como un enunciado cuya verdad es tan obvia que no requiere de una demostración): La administración del personal y con ella, las características organizacionales y laborales, tienen una clara y profunda incidencia sobre la salud mental del trabajador del conocimiento.

La expresión original anglosajona “burnout syndrome” ha sido traducida de diferentes formas al español, de hecho es conocido en la literatura como el síndrome de desgaste profesional [1], [2] y más recientemente como síndrome de quemarse por el trabajo [3], pero también se le denomina: síndrome del quemado, síndrome de cansancio emocional, síndrome del estrés crónico laboral, estrés laboral asistencial, estrés profesional, desgaste psíquico, etc.

Aunque el término de “quemarse por el trabajo” (“burnout”) ya había sido acuñado con anterioridad [4], es Freudenberger (1974) quien lo incorpora al mundo de la psicología laboral. Este psiquiatra en el 1974, en una clínica (“Free Clinic”) de toxicómanos (drogadictos) en Nueva York, observó cómo el personal voluntario, en un lapso entre 1 y 3 años, producto del estrés laboral crónico, mostraba una pérdida de energía hasta el agotamiento aunado a la presencia de síntomas de ansiedad y depresión así como una enorme desmotivación para el trabajo [5], [6], con una sensación de fracaso e impotencia, se engendran repercusiones de índole individual y por efecto dominó, con una incidencia directa a una buena gama de aspectos organizacionales y sociales (generando un claro deterioro en la calidad del servicio que ofrecen las organizaciones), se convierte en una de las principales causas del deterioro a nivel laboral y fuente de constantes accidentes, ubicándose entre los riesgos laborales de carácter psicosocial que pueden desencadenar posibles trastornos psicopatológicos en el individuo según lo describe Freudenberger [7].

Inicialmente al hablar de burnout se hacía referencia al personal sanitario (profesionales médicos, profesionales de enfermería, etc.), maestros, funcionarios de prisiones, policías, trabajadores sociales, etc., básicamente a todos aquellos que prestan apoyo humanitario.

Sin embargo, gracias al número considerable de investigaciones (desde los años 70 del siglo pasado hasta el presente), hoy sabemos con precisión que el síndrome de burnout aparece cuando fracasan los mecanismos compensatorios de adaptación ante situaciones laborales con un estrés sostenido. Se observa con mayor frecuencia en trabajos con un desajuste y descompensación entre las demandas y los recursos, entre lo que se da y lo que se recibe (cuando los esfuerzos cognitivos y conductuales no son debidamente compensados), y especialmente en personas con unas expectativas idealistas que se encuentran ante una realidad frustrante [8].

Hoy, este síndrome es considerado como uno de los daños laborales de carácter psicosocial más importantes y tiene básicamente, una patología derivada de la interacción del individuo con unas determinadas condiciones psicosociales nocivas de trabajo, ésta surge como consecuencia del estrés laboral crónico en el cual se combinan variables de carácter individual, social y organizacional: dicho en palabras sencillas, cuando el trabajo no se adapta a la persona, pero ésta lo acepta por múltiples razones.

En la Revista de la Sociedad Chilena de Enfermería en Diálisis y Trasplante Renal Vol. 3 N° 7 Año 2006, encontramos el artículo “Estrés y Burnout” donde la psicóloga y terapeuta familiar María Soledad Molina C., nos dice que las personas que se encuentran más expuestas a padecer el “síndrome de estar quemados” se caracterizan por poseer ciertos rasgos particulares de personalidad, una elevada auto-exigencia, baja tolerancia al fracaso, necesidad de control, excelencia y perfección; características que en definitiva los hacen vulnerables.

María Soledad en el mismo artículo, nos lista algunos síntomas de dicho síndrome:

  • Alteraciones cardiovasculares (hipertensión, enfermedad coronaria).
  • Fatiga crónica.
  • Cefaleas y migraña.
  • Alteraciones gastrointestinales (dolor abdominal, colon irritable, úlcera duodenal).
  • Dolores musculares.
  • Alteraciones respiratorias (asma).
  • Alteraciones del sueño.
  • Alteración de la conducta alimentaria.
  • Abuso de drogas, fármacos y alcohol.
  • Ausentismo laboral.
  • Conductas de elevado riesgo (conducción temeraria, tabaquismo, entre otras).
  • En ocasiones conductas paradójicas defensivas (ej. desarrollo excesivo de hobbies que llenan la mente de la persona, incluso en horas de trabajo).
  • Dedicación creciente al estudio para liberarse de la rutina (con disminución de la atención a los casos “poco interesantes”).
  • Seudoausentismo laboral con el desarrollo de actividades cuyo objetivo es limitar el número de horas reales en el centro de trabajo (actividades sindicales, formación continua).
  • Ansiedad, depresión, irritabilidad.
  • Baja autoestima, falta de motivación.
  • Dificultades de concentración.
  • Distanciamiento emocional.
  • Sentimientos de frustración profesional.
  • Deseos de abandonar el trabajo.

Y podemos agregarle:
  • Conducta orientada a la búsqueda de otro empleo y renuncia.
  • Palpitaciones; taquicardia y pinchazos en el pecho.
  • Agotamiento.
  • Desmotivación.
  • Tics nerviosos, temblor de manos.
  • Frustración, cinismo y otras emociones negativas.
  • Problemas cognitivos.
  • Baja del rendimiento en el trabajo.
  • Problemas interpersonales en el hogar y en el trabajo.
  • Aumento de la tensión arterial.
  • No cuidar su propia salud.
  • Afecciones de la piel o infecciones.
  • Pérdida de peso.
  • Preocupación por el trabajo, cuando no está en él.
  • Disminución de la satisfacción en general.
  • Problemas de salud.
  • Explosiones emocionales. Aumento de la conducta violenta y comportamientos de alto riesgo.


el syndrome de burnout


Basándome en la experiencia me atrevo a asegurar que la principal responsabilidad que circunscribe este síndrome (desgaste profesional) recae en la empresa donde laboramos, para ser más específico, a “excepción” de las organizaciones que prestan apoyo humanitario, en aquellas empresas como: agricultura, ganadería, pesca, agua, minerales, petróleo, energía eléctrica, telecomunicaciones, televisión, radio, construcción, textil, transporte, bancos, comercio, seguros, hotelería, asesorías, etc., etc., la responsabilidad recae principalmente sobre la Gerencia de Gestión Humana por no tener los procesos adecuados para la correcta Gestión del Trabajador del Conocimiento y actuar en consecuencia.

Quizás, sonó drástico lo señalado en el párrafo anterior pero, mí respetado leyente:

  • Si no disponemos de un adecuado proceso para el ingreso de personal.
  • Si no colocamos al trabajador del conocimiento en el cargo acorde con sus capacidades.
  • Si no garantizamos una estructura organizativa acorde con los lineamientos de la Planificación Estratégica.
  • Si no garantizamos la correcta alineación de los Objetivos e Indicadores de Gestión.
  • Si no garantizamos el fiel cumplimiento de las funciones asociadas a los diferentes cargos de la organización.
  • Si no garantizamos el correcto entrenamiento y capacitación del trabajador del conocimiento.
  • Si no garantizamos la necesaria equidad en los diferentes cargos funcionales.
  • Si no garantizamos el correcto flujo de información.
  • Si no garantizamos la correcta asignación del personal supervisorio (supervisores, gerentes y directivos).
  • Si no garantizamos un armonioso Clima Organizacional y Psicológico de la organización.
  • Si no garantizamos la correcta definición de los procesos y procedimientos y con ellos, su correcta ejecución.
  • Si no garantizamos la armoniosa interrelación entre las diferentes unidades organizativas de la empresa.
  • Si no garantizamos el respeto al ser humano.
  • Etc., etc., etc.


Usted me dirá, “disculpa pero todo lo señalado anteriormente NO es responsabilidad exclusiva de la gerencia de Gestión Humana”, me temo que usted está en lo cierto, pero le pregunto ¿qué porcentaje de responsabilidad le corresponde a dicha gerencia?

Solo para la reflexión, la formulación del presupuesto es responsabilidad de cada gerente, pero ¿no es responsabilidad de la Gerencia de Gestión Humana garantizar que dicho gerente cumpla cabalmente con el perfil, con las capacidades, con el conocimiento y la experticia para formularlo?

Toda organización, toda empresa está conformada por Homo Sapiens (del latín «homo», «hombre», y «sapiens», «sabio») y de hecho, es el trabajador del conocimiento quien le da forma, color y textura. Es el SER HUMANO, NO es la máquina, NO es el equipo, es exclusivamente el ser humano quien le da vida a esa organización, a esa empresa. Le garantizo que su sobrevivencia, en la jungla competitiva, reposa sobre las manos de sus colaboradores, el ser humano, el trabajador del conocimiento.

Pido disculpas, pero si el síndrome de desgaste profesional tiene que ver con la salud mental de los trabajadores del conocimiento, ¿Quién tiene la mayor responsabilidad?, ¿es la Gerencia de Finanzas, la Gerencia de Infraestructura o quizás la Gerencia de Operaciones?, categóricamente es la gerencia que administra el personal, es la Gerencia de Gestión Humana.




[1] Mingote Adán JC. Síndrome «burnout». Síndrome de desgaste profesional. Monografías de Psiquiatría. 1977; 5: 1-44.

[2] Moreno-Jiménez B, González JL, Garrosa E. Desgaste profesional (burnout), Personalidad y Salud Percibida. Citado en: Buendía J, Ramos F. Empleo, estrés y salud. Madrid: Psicología Pirámide; 2001.

[3] Gil-Monte PR, Peiró JM. Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones. 2000; 16 (2): 135-149.

[4] Fue descrito por primera vez en 1969 por H.B. Bradley (Community–based tretment for young adult offenders, Crime and Delinquency 15, 863–872) como metáfora de un fenómeno psicosocial presente en oficiales de policía de libertad condicional, utilizando el término “staff burnout”. Bradley proponía tomar medidas en torno a nuevas formas de estructura organizacional para intentar contrarrestar a los que denominaba "profesionales quemados" a cargo de los presos. Posteriormente en el 1974, será desarrollado en profundidad por el psiquiatra estadounidense Herbert Freudenberger a través de un estudio de campo al personal sanitario de "Free Clinic" en Nueva York.

[5] Del Pozo, Araceli. Repercusiones de la depresión de los docentes en el ámbito escolar. Revista Complutense de Educación, 2000; vol. 11, N° 1, pp. 85-103

[6] Ramos, F., y Buendía, J. (2001). El síndrome de burnout: concepto, evaluación y tratamiento. Citado en J. Buendía y F. Ramos, Empleo, estrés y salud (pp. 33-57). Madrid: Ed. Pirámide.

[7] Freudenberger H.J. Staff Burn-out, en Journal of Social Issues, 1987, pag. 59 - 165.

[8] Mingote JC. Síndrome burnout o síndrome de desgaste profesional. FMC. 1998; 5: 493-503.


Información Legal

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1) se publique tal como está, sin alteraciones
  2) se haga referencia al autor (Salvatore Tarantino)
  3) se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4) se provea un enlace al artículo original (http://www.degerencia.com/articulo/
la-gerencia-de-gestion-humana-y-el-sindrome-del-desgaste-burnout
)
  5) se provea un enlace a los datos del autor (http://www.degerencia.com/staran)
Artículos Relacionados
El reto del desarrollo humano como responsabilidad individual
Recomendaciones complementarias para gestionar el talento humano en una organización
Incidencia de la fuga o circulación de talentos en la economia de conocimiento
Empleados comprometidos con su trabajo
Cinco generaciones trabajando juntas
Talento humano espejo empresarial
La seguridad laboral comienza en casa
Cuatro décadas de gestión por competencias
Está por verse
La nueva fuerza de trabajo
Importancia del área de gestión humana para la empresa
Nueva visión del talento
7 errores comunes de un entrevistador en procesos de selección
Memes y mentalidades en la gestión de personas
De obrero a colaborador una transición aún incompleta
Quizá no es tan difícil dirigir personas
Gestión de la diversidad
Neets, Freeters, Boomerangs...
Los 6's, 5's y 4's de las empresas
Planes para retener al talento humano: ¿Tan mal está su empresa?
Otros artículos del Autor
El Boom de la NeuroCiencia. Acercándonos a la NeuroGerencia
¿Cómo eliminar el retrogrado dualismo funcional “Supervisor - Supervisado”?
La Gerencia de Gestión Humana posiblemente infectada con 2 Virus
Lo que todo Gerente de Proyecto debe saber (parte IV)
Lo que todo Gerente de Proyecto debe saber (parte III)
Cuadro de Mando Integral (CMI) o Balanced Scorecard y 3 de sus pilares
Lo que todo Gerente de Proyecto debe saber (parte II)
Lo que todo Gerente de Proyecto debe saber - parte I
Empoderamiento (empowerment) – parte II
Empoderamiento (empowerment) – parte I
¿Gerencia o Gestión?, ¿son sinónimos?
¿Solo el Clima Organizacional? y ¿qué pasó con el Clima Psicológico?
¿Qué es y qué debería ser nuestra empresa?
Investigación de Síntesis y la Triangulación para la VERIFICACION de los Indicadores
La Ética Empresarial
La nueva economía “la Economía del Conocimiento”
El ciclo triangular perpetuo: la planificación, el control y la retroalimentación
Psssst… hey, cuidado con la Comunicación en un Proyecto
Alfabetización en Información: Aprendiendo a Aprender
El controlador, pieza clave en el Balanced Scorecard (BSC)
Comentarios sobre el artículo
>>> El artículo no tiene comentarios <<<
Enviar el artículo a un@ amig@
Utilice este formulario para enviar un artículo a hasta tres personas. La(s) persona(s) que usted indiquen recibirán un correo electrónico invitándolos a leerlo. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Su e-mail: *
Persona 1: Nombre *
E-mail *
Persona 2: Nombre
E-mail
Persona 3: Nombre
E-mail
Su mensaje: *
Comente este artículo
Utilice este formulario para agregar su comentario sobre este artículo, el tema que trata o el autor. Todos los comentarios son revisados, para evitar aquellos inapropiados. De ser aprobado, su mensaje aparecerá abajo en un máximo de 48 horas. Por favor introduzca su comentario una sola vez. Los campos marcados con * son obligatorios.
Su nombre: *
Nos visita de: *
Su e-mail: *
Sus datos: *
Su comentario: *
   
  
Negocios con China - Como invertir - Negocios en USA - Franquicias - Finanzas Personales - Gerencia del Cambio - Educacion Gerencial - Empowerment - Gerencia del Conocimiento - PYME - Empresas familiares - Outsourcing - Manejo del estrés - Carrera y Empleo - Efectividad


Contáctenos AQUI
Copyright 2001-2016 por Blade Media LLC